en

Los sistemas de ventilación y climatización pueden introducir contaminantes del exterior, por si mismos pueden resultar ser fuente generadora de contaminantes, a través de sus conductos provocan que los contaminantes circulen de una zona del edificio a otra, y por último pueden ser ineficaces a la hora de eliminar o diluir los contaminantes de un edificio.

La suma de todos estos factores nos da una de las razones principales que existan problemas de calidad del aire interior: El inadecuado diseño, instalación, funcionamiento o mantenimiento de los sistemas de ventilación.
Los contaminantes mas comunes procedentes del exterior: SMOG, esporas de hongos y polen (dependiendo de la época del año), gases producto de la combustión de vehículos y de la incorrecta colocación de las tomas de aire, legionella, bacterias o biocidas provenientes de torres de refrigeración adyacentes…

Los contaminantes mas comunes generados por los sistemas de ventilación y climatización son las esporas de hongos y bacterias, debido al agua utilizada por algunos de estos sistemas. También se genera fibra de vidrio producto de la erosión de los aislantes de los conductos por el flujo de aire además de suciedad acumulada en los conductos debido a la falta de mantenimiento y/o filtración.
Una mala disposición de las presiones del aire interior puede hacer que se transmitan los contaminantes entre las distintas zonas de un edificio. Por ejemplo, en los cuartos de baño suele haber extractores para eliminar los hongos y las bacterias, si en el mismo cuarto de baño hay también colocada una impulsión de aire con mas presión que la extracción, el aire fluirá desde el cuarto de baño hasta las áreas adyacentes. Los conductos con pérdidas de flujo de aire situados en el falso techo pueden hacer fluir el aire desde el falso techo a zonas ocupadas.

Los “edificios herméticos” construidos para ahorrar costes energéticos, dependen del aire exterior para diluir los contaminantes originados o presentes en el interior del edificio. Cuando el aire exterior proporcionado es insuficiente, los contaminantes se pueden acumular hasta el punto de convertirse en un grave problema para los ocupantes del edificio.

Las causas más comunes de aporte de aire exterior insuficiente son, de acuerdo con su frecuencia:

  1. Ventiladores de termostato en posición “auto” que solo funcionan cuando lo hace la calefacción o el aire acondicionado.
  2. Unidades apagadas o con relojes programados incorrectamente que hacen que el sistema no funcione durante las horas de ocupación del edificio.
  3. Ausencia de tomas de aire exterior o tomas de aire exterior completamente cerradas.
  4. Edificios construidos según patrones anticuados que tienen un aporte de aire exterior insuficiente (años 70 con la crisis del petróleo y la búsqueda de ahorro energético).
  5. Utilización de economizadores para reducir el gasto energético en los sistemas.
Recent Posts
0

Escribe y presiona intro para buscar

0
CARRITO PAGO COMPRA FINALIZADA
    Tu Carrito
    Su carrito está vaciío