La Calidad de Aire Interior es un aspecto fundamental en los hospitales, la protección para las personas en el entorno del hospital debe ser integral e incluye pacientes, personal sanitario y visitantes.

Los riesgos que aparecen en un centro hospitalario son muy diversos. A menudo se encuentran cepas resistentes a los tratamientos habituales como las enfermedades nosocomiales, un problema muy grave en los hospitales.

Casi el 25% de las infecciones que ocurren en los hospitales tienen un origen respiratorio, además el 37% del total de las infecciones ocurren en las áreas de atención intensiva (EPINE, 2008). Tratar adecuadamente el aire de estos entornos (UCI, infecciosos, boxes) es de una extraordinaria importancia.

Referencias hospitales .pdf

Además de atemperar el aire, es necesario un control de presiones:

  • Sobrepresión en caso de inmunodeprimidos.
  • Depresión en caso de infecciosos.
  • Filtración absoluta.
  • Impulsión y extracción adecuada del aire.
  • Monitorización permanente del ambiente de estos entornos.
  • Validación periódica de estos entornos de acuerdo a la norma UNE 171340.

El número de personas con algún tipo de condición inmunodeprimida es cada día mayor y la necesidad de incrementar la capacidad de aislamiento que tienen los hospitales es cada vez mayor. A través de las habitaciones de aislados inmunodeprimidos en presión positiva, propicia de forma considerable la reducción del riesgo de contraer enfermedades.

Los cambios demográficos ocurridos en los últimos quince años en nuestro país han puesto en evidencia la necesidad de tratar el aire interior de los hospitales de una manera activa. Por otra parte, cada día en más hospitales aparecen agentes infecciosos resistentes a antibióticos, que suponen ya una parte muy importante del total de infecciones nosocomiales.

Ante esta situación en la que destacan enfermedades como la tuberculosis, el ébola o las enfermedades tropicales son necesarias las habitaciones de aislamiento de pacientes de infecciosos en Presión Negativa.

 

Entornos aislados

Existen otros entornos de aislados en los hospitales que requieren la habilitación y adaptación de los sistemas de climatización, ventilación, filtración, control de presiones (positiva o negativa) y monitorización en los diferentes tipos de laboratorio:

  • Farmacia.
  • Anatomía Patológica.
  • Citostáticos.
  • Broncoscopia.
  • Investigación biológica.
  • Animalarios.

A partir de las tecnologías de control y monitorización instaladas en las salas, se logra un mayor control del flujo del aire.

Las habitaciones de aislados, bloques quirúrgicos y los laboratorios hospitalarios requieren de unos sistemas de ventilación con elevadas prestaciones que aseguren unas condiciones de trabajo seguras, estables y fiables. Por ello, necesitan unos sistemas de supervisión, monitorización y control que permitan visualizar, controlar y avisar al personal médico de forma clara y precisa.

La incorporación de soluciones innovadoras en las salas críticas logra incrementar la eficiencia energética.

¿Necesita que evaluemos su proyecto?

¿Necesita más información?

Escribe y presiona intro para buscar