Los hoteles están adoptando nuevas formas de entender el espacio porque sus clientes demandan entornos confortables e innovadores que les hagan sentir como en casa.

La salud y el bienestar son aspectos clave a considerar para los diferentes usuarios de estos espacios: empleados y clientes.

Un hotel debe ser mucho más que un lugar de descanso y convertirse en un entorno saludable donde los clientes se sientan cómodos. Y en todo lo referente a la calidad de aire interior, las habitaciones y su filtración juegan un papel muy importante.

Referencias hoteles y restauración

La propuesta de valor de un hotel sano es muy potente.

Cada zona del hotel puede tener usos distintos, desde reuniones de empresa hasta desayunos y eso exige a las direcciones de los hoteles responder a la multifuncionalidad de sus salas, porque no es lo mismo entrar en una estancia en la que huele a comida o en otra con el aire filtrado. Es indiscutible que  la calidad de aire interior es clave.

Ante el reto de que los olores de la comida no vayan directamente a la calle y molestar a los vecinos del inmueble, se suma el caso de los restaurantes. Un local en el que se respire un aire limpio y con una buena calidad de aire interior dispondrá de más clientes que un restaurante que no tiene el aire correctamente filtrado.

Es entonces cuando la incorporación de soluciones para mejorar la calidad de aire interior afecta tanto a los empleados como a los clientes finales, y además proyecta los valores del hotel o del restaurante con un claro incremento del reconocimiento.

¿Necesita que evaluemos su proyecto?

¿Necesita más información?

Escribe y presiona intro para buscar