en Calidad de aire en edificios de oficinas, Notas técnicas, Noticias

La realidad es que respirar el aire de otro no es tan relevante para nuestra salud, además es inevitable. El problema es cuando ese alguien está enfermo. Una persona con infección está constantemente lanzando virus adheridos a pequeños aerosoles al aire interior de un edificio.
En un espacio interior, el número de patógenos o contaminantes de otra procedencia, que introduces en tu metabolismo, depende solamente de un factor: la calidad de las instalaciones de dicho edificio. Muchos inmuebles tienen problemas tanto en la renovación como en la filtración del aire.

En un edificio con buena calidad del aire (adecuada ventilación / excelente filtración) la tecnología permite que el porcentaje de aire que respiras procedente de los pulmones de tus compañeros sea limitado a un nivel tal, que la probabilidad de infección se reduzca muchísimo. Ese es el poder de los edificios; nos pueden mantener sanos o hacernos enfermar.

A lo largo del siglo XXI, las compañías ocupantes, propietarios, diseñadores han tratado de hacer de los centros de trabajo lugares más atractivos, amigables… todos hemos presenciado la implementación de diversas amenidades: gimnasios, cafeterías, chill-out, futbolines, etc…las cuales tienen su importancia a la hora de fomentar el compañerismo, creatividad, colaboración. En general, en dicho proceso se prestó la mínima e imprescindible atención a las instalaciones del edificio, con el resultado que la calidad del aire se resentía o en el mejor de los casos era sólo aceptable

 

LEER EL ARTÍCULO COMPLETO

Recent Posts
0

Escribe y presiona intro para buscar

0
CARRITO PAGO COMPRA FINALIZADA
    Tu Carrito
    Su carrito está vaciío