PROYECTOS Y EMPRESAS


La Calidad de Aire Interior es uno de los aspectos más importantes a la hora mantener un edificio de oficinas, colegios y edificios públicos como consecuencia, principalmente de que la Calidad de Aire Interior impacta en la salud, confort, bienestar y productividad de los ocupantes de los edificios. La OMS reconoce que una mala Calidad de Aire Interior tiene efectos perjudiciales en la salud y productividad de los trabajadores.



Los usuarios y propietarios de los edificios de oficinas y públicos esperan más de sus edificios hoy – tanto de una mejor calidad aire interior (CAI) como de un menor consumo de energía. Hoy se piden esfuerzos para diseñar y realizar “edificios inteligentes” –aquellos que son a la vez saludables, conscientes con el medioambiente y que son operados de la forma más eficiente posible. Sin embargo, el mantener un nivel óptimo de Calidad de Aire Interior a veces parece entrar en conflicto con ahorro de costes de operación y de los consumos de energía. La idea tradicional dice que para mejorar la Calidad de Aire Interior hay que incrementar la tasa de ventilación. Pero el aire exterior tiene un coste. Incluso con el uso de recuperadores de calor, el aire exterior tiene que ser calentado, enfriado, deshumidificado y filtrado con un coste muy alto. Más aún, el aumento de la ventilación no es la mejor opción desde un punto de vista de calidad de aire. El uso adecuado de la filtración de aire y de las tecnologías de monitorización permite a muchos edificios conseguir a la vez una mejor calidad de aire interior con un menor coste operativo.

En muchos casos la mayoría de las medidas de control y mejora de la Calidad Ambiental en los edificios son prescriptivas en lugar de estar basadas en las condiciones reales del edificio y que son cambiantes a lo largo tiempo en función de múltiples factores. Estos factores entre otros son la ocupación real del edificio, concentración de contaminantes en el interior, contaminación exterior, temperatura, humedad, estacionalidad… No tomar en cuenta estos factores, es decir tomar en cuenta la calidad ambiental interior real en cada momento del edificio puede dar como resultado no sólo una peor CAI, sino un consumo innecesario de energía y aumento de los costes operativos.

Aire Limpio cuenta con las tecnologías de filtración, ventilación, mantenimiento y tratamiento de olores y grasas más avanzadas del mercado. Estas tecnologías son utilizadas por arquitectos, ingenierías, constructoras e instaladoras en los proyectos y reformas de inmuebles como, por ejemplo, edificios de oficina, centros educativos, hospitales, centros comerciales o museos.




CAI en proyectos y empresas


El aire que respiramos es una amenaza invisible, pero no por ello menos tóxica para nuestro organismo.


Pasamos el 90% del tiempo dentro de los edificios, en cuyo interior nos vemos expuestos a una gama muy grande de contaminantes.


Por regla general el aire interior está, como mínimo, cinco veces más contaminado que el aire exterior.


La Organización Mundial de la Salud ha declarado que uno de los temas que más le preocupan en la actualidad es el Síndrome del Edificio Enfermo y las consecuencias para sus ocupantes.


Bajo parámetros conservadores, se estima que un tercio de los edificios en Estados Unidos y Europa tienen problemas de calidad ambiental.




CUMPLIMIENTO DEL RITE


El RITE (Reglamento de Instalaciones Térmicas de los Edificios) obliga a que las instalaciones de ventilación y clima de los edificios cumplan unas exigencias mínimas de Eficiencia Energética de Calidad de Aire Interior. (Art.11). Establece unas Instrucciones Técnicas de filtración de obligado cumplimiento. (I.T.1.1.4.2.2) (I.T.1.1.4.2.3).

El RITE clasifica también la Calidad del Aire Exterior (ODA) en cinco niveles. Dependiendo de la calidad del exterior (ODA) donde esté emplazado un edificio, el RITE exige unos niveles mínimos de filtración según sea su IDA.


En el caso de los edificios como Hospitales y los Edificios de Oficinas (son IDA1 e IDA2) normalmente están localizados en zonas urbanas e industriales con una calidad de aire exterior en ODA 5. Están obligados disponer de una filtración de tres etapas, incluyendo una filtración de gases y filtración de partículas menores F9.




CERTIFICACIÓN LEED

El cumplimiento del RITE (Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios) es obligatorio para nuevos edificios y para las reformas de los edificios existentes. Esta normativa y las certificaciones internacionales de edificación (LEED®, BREEAM) son muy exigentes en calidad de aire, filtración, ventilación y ahorro energético. Un edificio con la certificación LEED® tiene una ventaja competitiva a la hora de comercializarse. Los sistemas de Polarización de Aire Limpio V8 y VBANK puntúan en los siguientes créditos.



Energy & Atmosphere
(Energía y Atmósfera)

Indoor Enviromental Quality
(Calidad de Ambiente interior)

Innovation and Design Process
(Innovación y Diseño)



Documentos




Ver los documentos de calidad de aire interior


Casos prácticos



Ver todos los casos prácticos