Faq's


1.- PREGUNTAS GENERALES

Se refiere al efecto, bueno o malo, que el aire interior de un edificio tiene sobre la salud o el bienestar humano.
Es la calidad del aire que no contiene excesivas concentraciones de gases ni partículas que afectan adversamente al metabolismo.
En condiciones normales, un aire interior de deficiente calidad debe únicamente generar molestias e incomodidades a las personas. En condiciones extremas, una mala calidad del aire interior puede ser fatal para todos los ocupantes de dicho entorno.
Es importante señalar que la concentración de los contaminantes es fundamental, ya que los efectos son más perniciosos cuanto mayor es la concentración.
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), aproximadamente el 30% de todos los edificios tienen problemas de calidad del aire interior.
La mayoría de problemas de Calidad del Aire Interior son relativamente menores. Esto quiere decir que los ocupantes pueden sufrir síntomas parecidos a un resfriado, la gripe o patologías y molestias similares. En el caso de entornos de trabajo se pierden jornadas laborales y la productividad de las empresas también se ve negativamente afectada.
Problemas mas serios ocurren (Enfermedades relacionadas con los Edificios), de hecho hay enfermedades graves que están directamente relacionadas con una mala calidad ambiental de interiores (legionella, algunos tipos de cánceres, etc).
Algunos contaminantes se encuentran en forma de gases, clasificados como compuestos tóxicos. Los principales son:
- Productos de combustión (monóxido de carbono, dióxido de nitrógeno...)
- Compuestos Orgánicos Volátiles (formaldehídos, disolventes, perfumes...)
- Compuestos Semiorgánicos Volátiles (pesticidas).
Otros contaminantes se encuentran en forma de partículas, los principales son:
- Bioaerosoles (esporas de hongos, polen, virus, bacterias...)
- Partículas de materiales de construcción y mobiliario (fibra de vidrio, asbestos..)

2.- SISTEMAS DE VENTILACIÓN Y CLIMATIZACIÓN

Los sistemas de ventilación y climatización pueden introducir contaminantes del exterior, por si mismos pueden resultar ser fuente generadora de contaminantes, a través de sus conductos provocan que los contaminantes circulen de una zona del edificio a otra, y por último pueden ser ineficaces a la hora de eliminar o diluir los contaminantes de un edificio.
La suma de todos estos factores nos da una de las razones principales que existan problemas de calidad del aire interior: El inadecuado diseño, instalación, funcionamiento o mantenimiento de los sistemas de ventilación.
Los contaminantes mas comunes procedentes del exterior: SMOG, esporas de hongos y polen (dependiendo de la época del año), gases producto de la combustión de vehículos y de la incorrecta colocación de las tomas de aire, legionella, bacterias o biocidas provenientes de torres de refrigeración adyacentes...
Los contaminantes mas comunes generados por los sistemas de ventilación y climatización son las esporas de hongos y bacterias, debido al agua utilizada por algunos de estos sistemas. También se genera fibra de vidrio producto de la erosión de los aislantes de los conductos por el flujo de aire además de suciedad acumulada en los conductos debido a la falta de mantenimiento y/o filtración.
Una mala disposición de las presiones del aire interior puede hacer que se transmitan los contaminantes entre las distintas zonas de un edificio. Por ejemplo, en los cuartos de baño suele haber extractores para eliminar los hongos y las bacterias, si en el mismo cuarto de baño hay también colocada una impulsión de aire con mas presión que la extracción, el aire fluirá desde el cuarto de baño hasta las áreas adyacentes. Los conductos con pérdidas de flujo de aire situados en el falso techo pueden hacer fluir el aire desde el falso techo a zonas ocupadas.
Los "edificios herméticos" construidos para ahorrar costes energéticos, dependen del aire exterior para diluir los contaminantes originados o presentes en el interior del edificio. Cuando el aire exterior proporcionado es insuficiente, los contaminantes se pueden acumular hasta el punto de convertirse en un grave problema para los ocupantes del edificio.
Las causas más comunes de aporte de aire exterior insuficiente son, de acuerdo con su frecuencia:
1.- Ventiladores de termostato en posición "auto" que solo funcionan cuando lo hace la calefacción o el aire acondicionado.
2.- Unidades apagadas o con relojes programados incorrectamente que hacen que el sistema no funcione durante las horas de ocupación del edificio.
3.- Ausencia de tomas de aire exterior o tomas de aire exterior completamente cerradas.
4.- Edificios construidos según patrones anticuados que tienen un aporte de aire exterior insuficiente (años 70 con la crisis del petróleo y la búsqueda de ahorro energético).
5.- Utilización de economizadores para reducir el gasto energético en los sistemas.
Los siguientes indicadores son buenos indicios para determinar si existen problemas de calidad del aire interior debido a los sistemas de ventilación y aire acondicionado:
- Olor proveniente de los ventiladores.
- Fibra de vidrio o restos de suciedad encima de las mesas que están debajo de las impulsiones del aire.
- Presencia de olores como perfumes, cocina, cuarto de baño... nada mas entrar en el edificio.
- La gente comienza a estornudar o les pica la nariz cuando se enciende el sistema de climatización. Estos sistemas suelen tener mas de 10 años de antigüedad y nunca se han limpiado (a no ser que la filtración de la que dispone sea excepcionalmente buena). Los termostatos están bajo el control de los ocupantes, que pueden encenderlo o apagarlo a su voluntad y ajustar la temperatura según deseen. Esto provoca que el aire interior esté estancado, muerto porque no se renueva.
Es necesario encender los sistemas antes de que llegue la gente al edificio, o antes de las horas de máxima ocupación.
Hay que asegurarse que las tomas de aire exterior están abiertas y que no tienen ninguna fuente de contaminantes cerca (por ejemplo tomas de aire situadas en un garaje).
Utilizar termostatos regulables que permitan a los ocupantes ajustar la temperatura unos grados arriba o abajo y pocos ajustes mas.
Revisar el interior de los sistemas frecuentemente, tener un programa de mantenimiento y vigilar y controlar la acumulación de agua en las bandejas de drenaje de las torres de refrigeración.
No dejar que se introduzca agua en los sistemas ni que haya agua estancada dentro de los mismos y cuando se produzca, secarlo rápidamente.
Si es posible, se debería retirar toda la fibra de vidrio de los conductos que esté sometida a flujos de aire o cambiarla por aislantes que no contengan fibra de vidrio. Por lo menos sería bueno recubrir los conductos con una superficie dura antimicrobiana registrada para este propósito. Hay que eliminar cualquier contaminación microbiana, tan pronto como aparezca.
Hay que limpiar los splits del aire acondicionado anualmente y los conductos cada 5 o diez años. Se debe usar la mejor filtración posible que pueda manejar el sistema.
Complementar las carencias del sistema central de ventilación y climatización con sistemas autónomos de filtración.
Los sistemas de ventilación y climatización se ensucian con el paso del tiempo y es necesario limpiarlos periódicamente para su propia eficiencia y longevidad.
La limpieza de los sistemas también afecta a la calidad del aire interior, si bien, este asunto es un tema polémico ya que no se han realizado estudios para comprobar científicamente el verdadero impacto de la limpieza de conductos y sistemas sobre la calidad del aire interior.
Existen varios métodos diferentes de limpieza de conductos. Una limpieza de conductos realizada correctamente no necesita repetirse hasta dentro de 5 o 15 años, dependiendo de factores como la suciedad del ambiente y la calidad de la filtración disponible.

3.- LIMPIEZA, FILTROS Y SISTEMAS AUTÓNOMOS DE FILTRACIÓN

Los contaminantes que afectan a la calidad del aire interior están presentes en forma de gases o de partículas. Las partículas se acumulan en forma de polvo sobre las superficies. El polvo del interior de los edificios normalmente contiene bacterias, varios tipos de esporas de hongos, fibra de vidrio y otras clases de sustancia tóxicas, alergénicas o irritantes. Cuanto mas polvo, hay mas cantidad de estas sustancias.
La actividad de los ocupantes provoca que se remueva el polvo y pase a estar en suspensión, pudiendo por tanto ser inhalado por los ocupantes, que se acumule sobre su piel o vuelva a depositarse en la superficie del mobiliario hasta la próxima vez en que vuelva a removerse.
Numerosos estudios han demostrado que cuanto mas limpio está el aire mas sano es. De hecho, por cada aumento de polvo en el aire se produce un incremento cuantificable de ataques de asma y alergias, visitas a urgencias y muertes. Este efecto es cuantificable incluso en niveles muy bajos.
Básicamente hay tres modos de mantener el aire limpio:
- No dejar que entren contaminantes del exterior.
- Filtrar los contaminantes presentes.
- Eliminarlos de las superficies donde están depositados mediante limpieza.
Si no introducimos aire exterior en el edificio, tampoco introduciremos contaminantes presentes en el exterior. Esto no es práctico ya que el aire exterior es necesario para la renovación del aire interior. Si el edificio está cerca de grandes vías de acceso, se puede, por lo menos, cortar el aporte de aire exterior durante las horas punta de tráfico.
La utilización de materiales de baja emisión de compuestos en las estructuras y el mobiliario del edificio, implicará una reducción de los contaminantes en esas zonas.
La filtración en forma de filtros o de purificadores en el sistema de ventilación , o sistemas autónomos de filtración pueden ser sistemas adecuados para eliminar las partículas. Para eliminar los contaminantes gaseosos se requiere un tipo de filtros especial.

Ningún sistema de filtración será efectivo si se introducen en el edificio altas cantidades de contaminantes del exterior, si las superficies del interior están demasiado sucias, o si hay grandes fuentes de contaminación en el interior del edificio.
La limpieza regular, de manera adecuada, del interior de los edificios es una buena manera de reducir significativamente las partículas del aire.
Es recomendable no tener moquetas ni alfombras ya que, aunque se realicen limpiezas al vacío (aspiradoras) o filtración de alta eficacia (HEPA), es una batalla perdida por la capacidad de almacenamiento de sustancias perjudiciales que tienen.

También la limpieza de alfombras y moquetas a menudo causa más problemas de los que soluciona ya que si permanecen demasiado tiempo húmedas provoca el crecimiento de moho y si no se hace con cuidado quedarán sedimentos de jabón en el alfombrado que resultan tóxicos.
Los principales tipos de filtros se suelen ubicar en los sistemas centrales de calefacción y aire acondicionado, en sistemas autónomos de filtración e incluso en aspiradoras.
Los típicos filtros de manta, de 5 centímetros o menos de grosor, son muy ineficaces ya que solo eliminan las partículas mas grandes que son inocuas para la salud. Se utilizan para proteger el equipamiento ofimático mas que a los ocupantes.
Los filtros electrostáticos, se anuncian como "altamente eficientes" para eliminar alérgenos y polvo del aire. Esto es una mera moda pasajera. Son algo mas eficientes, cuando están limpios, que los filtros de manta, ya que se ensucian muy rápido y pierden muchísima eficacia. Su principal ventaja es que son lavables y no hace falta comprar filtros nuevos. El principal inconveniente es que hay que lavarlos continuamente. Los anuncios que promocionan "el 95%" de eficacia son engañosos ya que se refiere al tanto por ciento del peso del polvo eliminado y este se corresponde con las partículas mas pesadas. Estos filtros se denominan técnicamente como "filtros de impacto de baja eficacia".
Los filtros de pliegues son mas eficaces, son de una eficacia media y eliminan mayor cantidad de las partículas de menor tamaño, que son las mas perjudiciales para la salud. Son de varios grosores, 15, 20 o 30 cm, los mas efectivos. El problema es que algunos sistemas no tienen el caudal suficiente para que el aire pase a través de los filtros, o el espacio suficiente para colocar los filtros en su interior.
Los filtros HEPA (High Efficiency Particle Air) fueron desarrollados originalmente para la industria nuclear. Eliminan el 99,97% de las partículas incluso las de tamaño muy pequeño, necesitan una impulsión extra puesto que producen una gran perdida de carga. Prácticamente nada no deseado pasa a través de estos filtros.
Todos los filtros anteriormente señalados eliminan partículas del aire. El filtro mas común para eliminar gases es el de Carbón Activado. Estos filtros eliminan algunos, pero no todos, los contaminantes gaseosos del aire. También hay filtros de Carbón Activado, Permanganato de Potasio y Zeolita (CPZ) que eliminan mas gases. Estos filtros deben tener la cantidad suficiente de CPZ para ser eficaces, dependiendo del volumen de aire que sea capaz de mover el sistema
Los filtros en los sistemas centrales de aire acondicionado y calefacción son muy recomendables. Pero, aún así, no harán nada si el ventilador no está en marcha, y ya que mucha gente solo pone en marcha el sistema solamente a ratos, por eso los sistemas autónomos de purificación se convierten en la mejor opción para la filtración.
Aún utilizando un purificador autónomo de buena eficacia, esta medida puede que no sea de una efectividad total, ya que para serlo debe procesar un volumen de aire suficiente. Para este asunto del volumen de aire necesario, existe un sistema de medida expresado en número de renovaciones a la hora. Siendo estas las veces que el purificador puede limpiar el aire de una habitación. La ASHRAE (American Society of Heating Refrigerating and Air Conditioning Engineers) recomienda una renovación de entre 5 y 7 veces a la hora en oficinas donde existan fumadores..
Ningún sistema central de filtros ni purificador autónomo será eficaz cuando haya puertas o ventanas abiertas ya que introducen mas aire del que puede tratar el sistema. Tampoco serán eficaces si el interior está muy sucio o tiene una fuente de contaminantes, como un problema activo de crecimiento de moho.

4.- COMPUESTOS ORGÁNICOS VOLÁTILES, ALFOMBRAS, MOQUETAS, REMODELACIONES

Los VOC´s son una amplia gama de compuestos químicos que contienen átomos de carbón y que pueden ser gases o si bien son líquidos, tienden a evaporarse fácilmente a temperaturas normales. La gasolina y los disolventes son ejemplos típicos.
Los VOC´s se evaporan fácilmente, por lo tanto se pueden inhalar al estar en suspensión en el aire. Muchos VOC´s son tóxicos además de ser comunes. Cualquier sustancia que debe secarse, casi siempre emitirá VOC´s.
Muchos materiales nuevos emiten niveles relativamente altos de VOC´s. A medida que pasa el tiempo, días, semanas, o incluso meses, los niveles de emisión bajan drásticamente. Este fenómeno es la fuente del "olor a nuevo", coche nuevo, muebles nuevos...
No es normal que ocurran problemas serios de salud debido a la exposición a VOC´s, excepto en circunstancias poco usuales. Efectos menores, o de poca importancia son muy frecuentes. ¿Quién no se ha mareado tras haber inhalado algún compuesto químico?. Existe también el grave problema de la Sensibilidad Química Múltiple.
En los últimos años se ha producido una controversia sobre las alfombras y moquetas como fuente de problemas de calidad del aire interior. Esto comenzó con un incidente en la sede central de la Environmental Protection Agency (EPA), en Washington D.C., donde un número de empleados cayeron enfermos después de renovaciones en la oficina incluido el cambio de alfombras y moquetas.
Tras este incidente, un laboratorio metió ratones en una cámara con un trozo de moqueta, los ratones murieron.
Los estudios todavía continúan y es un área de profundo desacuerdo. Una postura dice que el 25% de una nueva moqueta es tóxico, la otra postura dice que no se ha descubierto ningún efecto nocivo provocado por alfombras y moquetas.
Lo que si es seguro es que las alfombras y moquetas y los pegamentos y colas utilizados para pegarlas al suelo emiten VOC´s y los niveles de estos deben de minimizarse. Para conseguir esto es bueno tener las alfombras y/o moquetas guardadas en un almacén durante las semanas previas a la instalación además de usar pegamentos y colas no tóxicas y con bajos niveles de emisión.
Al margen de lo anterior, lo que sí es evidente, es que las alfombras y moquetas son almacenes de partículas y otros contaminantes.
El formaldehído se emplea en la composición de los aislantes utilizados tanto en construcción como en la fabricación de mobiliario. Actualmente, desde que sus propiedades tóxicas son conocidas, se utiliza mucho menos en la composición de los aislantes.
Las personas expuestas a los formaldehídos experimentan diversos tipos de reacciones adversas, principalmente efectos respiratorios, incluso siendo expuestos a niveles extremamente bajos de estos compuestos.
La mayoría de los problemas relacionados con los Compuestos Orgánicos Volátiles están originados por las nuevas construcciones y las obras de reforma. Para evitar estos problemas, además de usar materiales con bajos niveles de emisión, se debe adecuar la ventilación durante el transcurso y posteriormente a la nueva construcción o remodelación. Durante una remodelación, las áreas donde se están llevando a cabo los trabajos deben aislarse para que el aire no fluya de estas zonas a otras. Esto se consigue cerrando los retornos del aire y sacando al exterior el aire de las áreas en construcción.
En nuevas construcciones o tras una remodelación, la cantidad de aire exterior introducida debe ser mayor para compensar los niveles mas altos de COV, de hecho una autoridad en la materia recomienda un 100% de aire exterior, sin recirculación alguna, durante los primeros 6 meses

5.- BIOAEROSOLES Y PROBLEMAS CON EL AGUA

Un bioaerosol es aquello que se encuentra en suspensión en el aire que está o estaba vivo, o es producto de algo vivo. Ejemplos de bioaerosoles son.
- Virus
- Bacterias
- Esporas de Hongos
- Algas
- Protozoos
- Polen
- ácaros del polvo
- Escamas de piel / pelo (animales o humanos)
La presencia de bioaerosoles en el aire provoca afecciones respiratorias, sequedad de garganta, picor de ojos...
Muchos de los problemas de calidad de aire interior comienzan con goteras, inundaciones, o excesiva humedad. Cuando esto ocurre, se produce una explosión en la población de ácaros, hongos, bacterias y otros microorganismos.

Aunque es normal que haya ácaros, hongos, bacterias... en el aire. No obstante, bajo condiciones de excesiva humedad las concentraciones pueden ser excesivamente altas, especialmente dentro de edificios.
Los ácaros del polvo son pequeñas criaturas que se alimentan de las escamas de la piel. Viven en materiales como las alfombras, sofás y colchones, donde se acumulan dichas escamas. Las heces de los ácaros son altamente alergénicas, de hecho la mayoría de la gente es mas alérgica a las heces que a cualquier otra sustancia.
Los ácaros necesitan un cierto nivel de humedad para reproducirse, las infestaciones de ácaros ocurren a niveles de humedad relativa mas altos de 45%
El moho es un mecanismo de reciclaje natural. Esporas microscópicas (células reproductoras del moho) están flotando siempre en el aire. Cuando algo muere, las esporas del moho, se posan sobre el cadáver para germinar, y el moho consume y recicla sus compuestos orgánicos.
Muchos tipos de moho producen toxinas cuando se ven sometidos a ciertas condiciones. Las toxinas se concentran normalmente en las esporas. Las esporas en suspensión pueden afectar a la gente por contacto o por inhalación. Los efectos del moho tóxico en los humanos varían de muy leves a muy graves, pudiendo dañar hasta el hígado o el sistema inmunológico.

El moho es incapaz de infectar a la gente a no ser que estén bajos de defensas o que tengan una infección superficial en uñas o piel.
Se desarrollan abundantemente cuando hay altos niveles de humedad. Normalmente crecen en el ambiente, no en el cuerpo humano. Esto es debido a la diferencia de temperatura.

Un alto porcentaje de bacterias son tóxicas, ya que contienen una sustancia en las paredes celulares llamada endotoxina que cuando es inhalada en cantidad suficiente puede causar reacciones adversas en la salud.

6.- LEGIONELLA

La Legionella es un tipo de Neumonía causada por una bacteria llamada Legionella Pneumophilia. Tiene una tasa de penetración del 5%, es decir, solamente el 5% de los que han estado expuestos a la bacteria contraen la enfermedad, y una tasa de mortalidad del 15%, es decir el 15% de los que han contraído la enfermedad mueren.
La bacteria que causa la legionella se encuentra normalmente en bajas concentraciones en depósitos de agua potable. Si se dan las condiciones adecuadas (temperatura del agua templada, entre 32 y 54 ºC, además de la presencia de nutrientes), la población puede aumentar dramáticamente. Si gotas de agua contaminadas son inhaladas por personas susceptibles (bajas de defensas), pueden contraer la enfermedad.
Las fuentes de infección mas comunes son las torres de refrigeración y los cabezales de la ducha.

7.- FIBRA DE VIDRIO Y OTRAS FIBRAS HECHAS POR EL HOMBRE

La fibra de vidrio está formada por pequeñas hebras de vidrio de muy pequeño diámetro. Se utiliza normalmente como aislante en las paredes, techos y sistemas de ventilación de los edificios. Se encuentran dentro de una gama mas amplia de materiales llamados fibras minerales hechas por el hombre.
Esta cuestión es todavía una debate abierto. Los gobiernos americano y alemán han clasificado a la fibra de vidrio como un elemento posiblemente cancerígeno. De todos modos es necesaria una investigación más profunda ya que no se trata de la misma sustancia que los asbestos, aunque guardan ciertas semejanzas. Parece que los trabajadores que trabajan en plantas de elaboración de fibra de vidrio tienen tasas mas elevadas de cáncer.
La fibra de vidrio está reconocida médicamente como un irritante de la piel, ojos y tracto superior de las vías respiratorias. Urticarias, dolores de cabeza, conjuntivitis... son los efectos mas comunes cuando se sufren exposiciones a altas concentraciones.
La fibra de vidrio se encuentra dentro de los edificios al ser utilizada como aislante. Altas concentraciones pueden pasar a formar parte del aire interior cuando se lleven a cabo remodelaciones. Las placas del techo normalmente contienen fibra de vidrio al igual que los conductos de la climatización. La fibra de vidrio contenida en los conductos está sometida a la erosión del flujo de aire de los mismos que provoca que se desprenda y pase a estar en suspensión en el aire interior.
Cuando se producen muchas quejas por picor de ojos, la fibra de vidrio se convierte en uno de los principales sospechosos de ser el causante de esas molestias. Si hay restos en los ventiladores del sistema de climatización o encima de las mesas que están situadas cerca de las salidas de los conductos de climatización, es que hay problemas originados por la fibra d

8.- SÍNDROME DEL EDIFICIO ENFERMO, ENFERMEDADES RELACIONADAS CON EL EDIFICIO Y SENSIBILIDAD QUÍMICA MÚLTIPLE

Edificio Enfermo es la condición que tiene un edificio cuando mas del 20% de sus ocupantes se quejan sobre síntomas que afectan a su salud o bienestar, pero no se puede diagnosticar una enfermedad clínicamente, solamente son síntomas y afecciones que desaparecen al abandonar el edificio. Aunque, lo anterior en bastantes casos, puede degenerar en enfermedades mas graves con el paso del tiempo. El 20% se establece arbitrariamente, ya que siempre habrá individuos que protesten por la calidad del entorno que ocupan.
La mayoría de los expertos dicen que el SEE se debe a la larga exposición de los ocupantes a bajos niveles de contaminantes mezclados. El nivel de cada contaminante presente puede estar muy por debajo del nivel umbral, debajo del cual no se aprecian efectos en la salud. No obstante, la combinación de estos contaminantes entre si genera un efecto sinérgico que provoca las alteraciones en salud y bienestar.
ERE es el término general que se aplica a enfermedades diagnosticables médicamente y que son causadas o relacionadas con la ocupación de un edificio.
SQM es la condición de un individuo que es sensible a los compuestos químicos hasta un punto que sufre efectos muy dañinos para su salud debido a la exposición a niveles extremadamente bajos a estos compuestos.
La mayoría de los expertos opina que la SQM comienza con la exposición a un compuesto químico y posteriormente se produce una reacción en cadena expandiendo el espectro de compuestos a los que es sensible dicho individuo. Como su nombre indica la persona que sufre esta condición es sensible a una amplia cantidad de compuestos. Sobre la causa que desencadena la SQM en nuestro organismo hay diversas teorías. Algunos expertos opinan que es una manifestación de una enfermedad mental, se debe a motivos psicolfógicos. La otra teoría extrema dice que la SQM se debe verdaderamente a que los compuestos químicos dañan al individuo, motivos físicos.